viernes, 7 de julio de 2017

¿Qué tengo que apostillar?

Apostillar. La primera vez que escuché esa palabra tendría como 18 años y una supuesta claridad de que me iría a España a penas obtuviera mi título universitario. Fue entonces cuando me enteré de que uno no simplemente llena la maleta y se va, sino que tiene que lo de ser inmigrante también significa papeleo y mucho.

Hay que LEER

Ya de entrada te aconsejo que empieces a seguir a @tudocumentove en Instagram. Gracias a Faty (quien está detrás del perfil) he podido hacer todos mis trámites para los que, como ella misma lo dice, hay que leer y mucho.

Empecé siguiendo su propia sugerencia. Un sábado en la mañana me armé de una libreta, un bolígrafo y mucha paciencia para empezar a leer post por post sobre todo lo que tenía que hacer. Debo decir que aún no tengo mi documentación completa porque la burocracia en este país da miedo.

¿Qué papeles llevarse?

Hay mucha diatriba en esto. Algunos me han dicho que no me lleve nada. Otros que solo tal y cual documento. Otros que hasta el título de preescolar.

¿Qué me estoy llevando yo? Título universitario, pensum, programa de estudios, acta de grado y notas certificadas universitarias. También, título de bachiller y notas del liceo. La partida de nacimiento, carta de soltería y antecedentes penales completan mi combo de emigrante que también incluye un poder notariado que dejaré aquí, por si estando en otras tierras, necesito otra cosa. Qué les puedo decir, soy una mujer precavida y lo mío no es un simple paseo. Estoy EMIGRANDO.

Sobre la cita

Aunque mi idea original era obtener todos los documentos para finalmente apostillarlos, cambié de opinión cuando mi suegra (quien en ese momento estaba en Panamá y pretendía quedarse allá), le pidió a mi novio que le apostillara sus Antecedentes Penales. Frederick no tenía ni idea del procedimiento y ya yo había escuchado que estaban dando citas, así que me metí en la página del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores, por no dejar.

Para mi sorpresa, obtener la cita era mucho más sencillo de lo que pensaba (repito, porque había), así que tras pedir la de mi suegra, me hice con la mía y la de mi novio. Además, el país está en modo "no sabemos qué va a pasar" y antes de que salgan con algo raro y el procedimiento sea más difícil, yo te sugiero que vayas avanzando, así sea poco a poco. Finalmente, cada paso, por pequeño que sea, se siente como un gran logro y una cercanía a la meta.

El 14 de junio fue nuestro primer contacto con el procedimiento que creo que repetiremos dos veces más. A pesar de algunas jugadas de la vida, lo logramos.

Solo basta que te abras un usuario en la página del Ministerio, ingreses los datos (o de la persona que hará la apostilla por ti, quien debe tener un poder notariado), y los documentos que quieres legalizar, uno a uno, para finalmente aceptar y elegir el lugar y fecha de la cita.

Sobre esto hay varias cosas que decir. Primero: no importa el destino que elijas en la cita, siempre y cuando se trate de uno de los lugares suscritos a la Convención de la Haya. Si estás entre un país y otro y aún no decides a dónde te irás, eso no importa. A mí me pasó (y creo que todavía me pasa...) Al principio no sabía a dónde nos íbamos y no tomé cita, a pesar de que había en Bolívar. Luego me enteré de que no hay problema si apostillas diciendo que vas a Ecuador, pero finalmente te decantas por República Dominicana (aunque sí debes tener claro a dónde te vas cuando pides los Antecedentes Penales, pero ese es otro cuento).

La cita puede modificarse, aunque se sugiere no hacerlo. El sistema es un poco inestable y es probable que intentando hacer un cambio, termines perdiendo la cita. Ingresa todos los documentos que quiere apostillar. Si no los llevas el día de la cita, no pasa nada. Apostilla lo que tienes. Aquí debo confesar que yo me arriesgué y le hice unos cambios a mi cita y no ocurrió nada malo (menos mal), aunque el día en el que fui a buscar mis papeles, escuché una historia de una chica que sí tuvo problemas.

Lo que sí no puedes modificar es la fecha de la cita, así que si no tienes tus documentos listos (como era mi caso en ese momento), pídela para la fecha más lejana posible para que te de chance de juntar la documentación.

Si vas a apostillar las notas del liceo, debes agregar que son dos. Recuerda que un documento incluye las de primero a tercer año y otro, de cuarto y quinto año. Yo metí solo una y quedé con la otra sin apostilla, por ahora.

Si ya te vas y no has apostillado, puedes ir a la sede del Ministerio en Caracas (y solo en Caracas), pasaje en mano, tres días antes del viaje. Los documentos tienen que estar ya legalizados y también sirve si te vas por tierra (claro, tienes que mostrar el pasaje al exterior, aunque sea a Brasil o Colombia).

La mayoría de los correos de confirmación, bien sea de la cuenta o de la cita, llegan a Spam. Antes de golpear la laptop y despotricar contra el gobierno por enésima vez en el día, asegúrate de revisar bien tu correo. También se sugiere hacer el procedimiento con cualquier explorador que no sea Internet Explorer (como la vida misma).

Lo que recomiendo

Solo tengo que decirte algo: cada procedimiento requiere TIEMPO, PACIENCIA y DINERO. Sí, dinero, porque si bien la mayoría de los trámites son gratis o muy económicos, la viveza criolla y el bachaqueo está en cada esquina y eso es algo que iré explicando en las próximas entradas.